Desarrollo algorítmico, optimización

Teniendo en cuenta solo las cotizaciones financieras, las oscilaciones en las gráficas de cualquier temporalidad pueden darse por uno o varios factores a la vez, el primero de estos es el de la variación de la emoción humana, nosotros finalmente somos los que tomamos la decisión de invertir o no de acuerdo a las noticias del mercado lo que fija la dirección de una cotización pero esta emoción no es permanente, en algún momento y de forma consciente o inconsciente sentimos que esta dirección (tendencia) está terminando y por lo tanto cerramos las operaciones creando así la oscilación de la línea de tendencia o cambio de la misma.

La cantidad o porcentaje de personas o entidades que cierran las operaciones son las que determinan un cambio fuerte de tendencia o ligero para la retoma de la misma tendencia anterior. A veces la tendencia es tan fuerte que las personas que tienen sus operaciones contrarias a esta tendencia pierden por cierres automáticos y esta tendencia se incrementa.

El cambio de una tendencia fuerte por una contraria se da por que las personas o grandes bancos de forma masiva cambian de rumbo y escogen irse por otra dirección del mercado o no seguir en la anterior. El otro factor determinante es un principio de balanza o equilibrio que se da de manera natural y puede ser un gran ejemplo en esta globalización que cuando una nación comienza a tener malos resultados económicos, no siempre la moneda de esta nación perderá valor con respecto a las otras, tarde que temprano estos resultados afectaran a más naciones hasta crear este equilibrio por que las monedas de esas nuevas naciones afectadas comenzaran a perder valor con respecto a la primera y se equilibran las cotizaciones así sea en un punto más bajo (lo anterior quiere decir que aunque no vuelva al nivel inicial, se presentó la oscilación de la tendencia fuerte hacia abajo hasta llegar a un punto más alto que no necesariamente era el inicial que pudo quedar más arriba).

Otro ejemplo claro se pudo observar con el precio del petróleo en el 2008 que no paraba de subir. Este precio comenzaba a desestabilizar las economías hasta que llego la recesión y el precio bajo de manera fuerte. (Lo que hizo oscilar el precio del petróleo fue la recesión de las economías).

Con el oro pasa igual, los inversores se refugian en esté metal precioso cuando hay recesión lo que produce una tendencia fuerte hacia arriba, aunque no siempre será así puesto que este mismo precio se corrige u oscila cuando las economías se recuperan o muestran signos de mejoría o de otras causas.

Gracias a que todo esto sucede, se han logrado determinar patrones consistentes en el tiempo en donde cada vez que se presentan podemos operar con la tranquilidad de que estamos en estas zonas de inflexión en donde existirán retrocesos que nos harán tomar beneficios económicos.

Abrir chat
Necesitas ayuda?
Bienvenido, ¿desea recibir asesoría sobre inversiones financieras?
Powered by